Sunset.

Devocionales de Cuaresma 2019

Devocionales de Cuaresma 2019

Introducción

La Cuaresma es una época de 40 días, sin contar los domingos, que empieza el Miércoles de Ceniza, el 06 de marzo y termina el sábado antes de Pascua.

Es un tiempo de preparación, de examen de conciencia y reflexión, en nuestro camino hacia la cruz.

Los siete devocionales de esta serie, diseñados para que pueda usar uno para cada semana de Cuaresma, se enfocan en las distintas formas en que podemos honrar a Jesús cuidando de los demás.

También le instamos a que, en lugar de abstenerse de algo para la Cuaresma, se concentre en las acciones positivas que pueda realizar para profundizar su relación con Dios, conforme tiende la mano a otras personas.

En esta página:

Semana 1: La Peregrinación de Cuaresma — reconectándonos con nuestras almas

Semana 2: Honrar a los pobres

Semana 3: El Reino de Dios

Semana 4: Actos de misericordia

Semana 5: Reflexionando sobre las bienaventuranzas

Semana 6: Honrar a Jesús sirviendo a los demás

Semana 7: ¿Por qué no a caballo?

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

Una reflexión teológica posterior a la Pascua

Semana 1

La Peregrinación de Cuaresma — reconectándonos con nuestras almas

Por Mike Carscaddon

Por tanto, hemos sido sepultados con Él por medio del bautismo para muerte, a fin de que como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.

Romanos 6:4, NVI 

Sospecho que esta puede ser una de las épocas cuaresmales más ponderosas en mi vida. Verán, durante las dos primeras semanas de Cuaresma, peregrinaré a Tierra Santa, mis compañeros peregrinos y yo caminaremos a muchos de los lugares bíblicos tradicionales. Tendremos la oportunidad de reafirmar nuestros votos bautismales en el Río Jordán en Betania, en Más Allá del Jordán, en donde se cree que Jesús fue bautizado por Juan el Bautista.

Terminaremos nuestro viaje recorriendo a pie la Vía Dolorosa, la ruta procesional en la Ciudad Vieja de Jerusalén y el sendero que Jesús caminó hacia su crucifixión. La sinuosa ruta termina en la Iglesia del Santo Sepulcro, que, según la tradición, contiene los dos lugares más sagrados del cristianismo: el lugar en donde Jesús fue crucificado, un lugar que se conoce como Calvario o Gólgota; y la tumba vacía de Jesús, en donde fue enterrado y resucitado.

Una peregrinación es una oportunidad para reconectarte con tu alma. Para ayudarme a prepararme, he estado leyendo El Arte de la Peregrinación de Phil Cousineau, que brinda un modelo para las personas que buscan otra manera de viajar, un modelo simple para ayudarles a encontrar más propósito y más significado, aún más conexión con las innumerables generaciones de los que han viajado antes que nosotros. He aprendido sobre el anhelo que todos tenemos para el contacto directo con lo sagrado y la mejor manera de experimentar plenamente cada una de las etapas del viaje que tenemos por delante. El reto es aprender a llevar la calidad del viaje a la vida cotidiana.

Ese tipo de propósito profundo que se encuentra en la peregrinación también se puede encontrar en nuestro trabajo en Hábitat para la Humanidad. Estoy muy emocionado de caminar por los lugares en donde Jesús caminaba, y también porque la misión de Hábitat nos da una maravillosa oportunidad de vivir el llamado de Jesús a amar y a servir a nuestros vecinos. Continuemos nuestra peregrinación de fe cada día y procuremos acercarnos a Jesús.

Oración

Señor misericordioso, cuán bendecida es esta época Santa de Cuaresma, cuando, a través de la Pasión de Jesús, la tierra y el cielo se unen y nos reconciliamos con Dios. Durante los próximos días, ayúdanos a reconectar nuestras almas al asombrosos poder de Tu amor.  Amén

Preguntas

  1. ¿Has ido alguna vez a una peregrinación, ya sea a un sitio religioso o a un lugar secular como un salón de la fama o a la casa de un famoso escritor?
  2. ¿Cómo te preparaste para ese viaje y encontrar el significado que buscabas?
  3. ¿Qué trajiste a casa de tu viaje? ¿Qué esperas al final de este viaje cuaresmal?
  4. ¿Qué hace que tu trabajo en Hábitat sea significativo?

Mike Carscaddon es Vicepresidente Ejecutivo de Administración y Finanzas, y Director Financiero de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 2

Honrar a los pobres

Por Jim Copeland 

Supongamos que en el lugar donde se reúnen entra un hombre con anillo de oro y ropa elegante, y entra también un pobre desharrapado. Si atienden bien al que lleva ropa elegante y le dicen: «Siéntese usted aquí, en este lugar cómodo», pero al pobre le dicen: «Quédate ahí de pie» o «Siéntate en el suelo, a mis pies», ¿acaso no hacen discriminación entre ustedes, juzgando con malas intenciones?

Escuchen, mis queridos hermanos: ¿No ha escogido Dios a los que son pobres según el mundo para que sean ricos en la fe y hereden el reino que prometió a quienes lo aman?

— Santiago 2:2-5, NVI

A comienzos de la década de 2000, al final de una reunión de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional en Hyderabad, India, nos reunimos para una sesión de recapitulación. Vera Randall, de Australia, habló de caminar a través de un barrio cerca del hotel en donde estábamos reunidos; ella hizo de esto una práctica y visitaba precarios cada vez que viajaba y animó a otros miembros de la Junta a hacer lo mismo. Dijo que cuando miraba las caras de los más pobres de los pobres, a menudo veía en ellas el rostro de Jesús.

La observación de Vera se ha mantenido conmigo a través de los años, y cuando he caminado por las ciudades afectadas por la pobreza o servido una comida en un refugio para indigentes, también he visto a veces la divinidad en los ojos de los pobres.

¿Cómo puede ser esto? La respuesta se puede encontrar al principio de las Escrituras: Y Dios creó al ser humano a su imagen; lo creó a imagen de Dios. Hombre y mujer los creó. - Génesis 1:27, NVI

Conectarnos con personas en necesidad mientras trabajamos juntos para construir una casa o simplemente hacer contacto visual con vecinos menos afortunados, promueve la dignidad y la esperanza. Este ha sido un principio básico de Hábitat para la Humanidad desde su fundación.

¡Qué privilegio ver el rostro de Jesús! Durante esta época de Cuaresma podemos buscar maneras para encontrar a Jesús honrando a los más necesitados.

Oración

Señor, por favor recuérdanos mirar a las caras de los pobres – y que, al hacerlo, podamos promover la dignidad y la esperanza y saber que todos somos hechos a Tu imagen. Somos vecinos llamados a cuidarnos los unos a los otros. Amén.

Preguntas

  1. ¿Cuándo has sentido la presencia del Señor al extender tu mano a una persona necesitada?
  2. ¿En situaciones sociales, alguna vez te has sentido atraído hacia una persona adinerada, mientras que ignoras a alguien obviamente pobre en bienes materiales? ¿Qué te comprometerás a hace diferente?
  3. En tu trabajo con Hábitat, ¿cómo estás promoviendo la dignidad y la esperanza y honrando a las personas que necesitan una vivienda digna?

Jim Copeland es exmiembro y Vice-Presidente de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 3

El Reino de Dios

Por Larry Prible

Pues he aquí, yo creo cielos nuevos y una tierra nueva.

Isaías 65:17, NVI

Durante el trabajo de campo del Proyecto Jimmy Carter 1999 en Filipinas, conocí a Edward, un albañil. Él no tenía ni zapatos ni guantes, y sus manos y pies estaban secos y corrugados por años de trabajar con mezcla. Desarrollé un gran respeto por ese hombre que trabajaba tan duro. Yo era un líder de equipo, lo que significaba usar un casco rojo, Edward se lo merecía más que yo, así que se lo di.

A medida que pasa la semana, le sugerí a Edward que tal vez algún día podría mudarse a un hogar de Hábitat. Él solo sacudió la cabeza y dijo: “Oh, no, eso es solo un sueño”. ¿Qué le dices a alguien que vive en condiciones tan terribles, que ni siquiera puede permitirse soñar con algo mejor?

Job dijo: “Si el único hogar que espero es el sepulcro, he de tenderme a dormir en las tinieblas… entonces ¿en dónde está mi esperanza? Esa pregunta retumbó en mi corazón durante varios días. Pero Dios me condujo a las buenas nuevas, su promesa de una nueva tierra y el eterno reinado de Cristo en Isaías 65 cuando todas las cosas se hacen bien.

Alégrense más bien, y regocíjense por siempre, 
    por lo que estoy a punto de crear: 
Estoy por crear una Jerusalén feliz, 
    un pueblo lleno de alegría.
Me regocijaré por Jerusalén y me alegraré en mi pueblo; 
    no volverán a oírse en ella voces de llanto ni gritos de clamor.

Construirán casas y las habitarán; 
    plantarán viñas y comerán de su fruto.
Ya no construirán casas para que otros las habiten, 
    ni plantarán viñas para que otros coman. 
Serán como los de un árbol; 
    mis escogidos disfrutarán de las obras de sus manos.

— Isaías 65:18-19, 21-22, NVI

¡Ves, Edward, hay un hogar para ti! ¡Puedes tener esperanza! Porque nuestro Dios quiere transformar al mundo.

Dios tiene un sueño para Edward, para Filipinas y para el mundo. Jesús llamó a esa visión el Reino de Dios, y tú y yo tenemos roles importantes que desempeñar como parte de ese reino aquí en la tierra. Durante esta época cuaresmal, podemos concentrarnos en ayudar a otros a ver el mundo que Jesús vio para nosotros. Que podamos ayudar a otros a verse a sí mismos preciosos, valiosos y dignos de buscar. Compartamos el mensaje de que, por medio de Cristo, cada persona es valiente, fuerte, reconocida y amada.

El Reino de Dios no será materializado en su plenitud hasta que Jesús vuelva de nuevo. Pero mientras tanto, podemos crear un destello de ese reino celestial en nuestras comunidades y en el mundo entero. En realidad, a través de Hábitat, podemos ayudar a millones de personas a salir de la pobreza. Ellos serán capaces de esperar y podrán construir un futuro mejor.

Oración

Jesús, gracias por la esperanza del cielo. Celebramos el hecho de que estás vivo y que Tu reino ha comenzado. Ayúdanos a vivir a la luz de la Gloria venidera. Llénanos con Tu esperanza para el mundo y enséñanos a llevar a cabo Tus planes para nosotros. Te amamos, Jesús. Amén.

Preguntas

  1. ¿Tienes esperanza por lo que Dios tiene para ti y para este mundo? 
  2. ¿El pasaje de Isaías 65 te ayuda a ver tu parte en el mundo de Dios y el papel de Hábitat en él? ¿Cómo? 
  3. ¿Qué nos hace pensar tan poco en el cielo? (Lectura sugerida: Cielo por Randy Alcorn) 

Larry Prible es exmiembro de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional. También presidió el Consejo de Estados Unidos y fue parte del Comité Ejecutivo.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 4

Actos de misericordia

Por el Arzobispo Vicken Aykazian

Escuchamos mucho acerca de la oración y el ayuno durante la Cuaresma, pero la época tiene una tercera dimensión, una que dirige nuestros esfuerzos espirituales fuera de nosotros mismos, hacia el mundo.

Nuestro modelo cuaresmal proviene de Jesús mismo. En el sermón del Monte, Cristo nos dio consejos concretos y prácticos sobre la oración y el ayuno. Completó el cuadro de la vida espiritual con una actividad tan sagrada como la oración, tan venerable como el ayuno: dar limosna a los pobres – Mateo 6:1-4 VRJ

“Limosna” — un término tan anticuado que casi te aleja – es la palabra usada para esta dimensión descuidada de la Cuaresma. 

En la espiritualidad cristiana arménica; sin embargo, el término que usamos es mucho más evocador: voghormoutiun (voh-ghor-moo-TYOON). No es una palabra fácil de pronunciar, pero a los oídos familiarizados con las oraciones de la iglesia arménica, nos recuerda nuestro himno místico, “Der Voghormia”, literalmente “Señor ten piedad”. Voghormoutiun significa “piedad” o “actos de misericordia”. A través de nuestras oraciones, le pedimos a Dios que tenga misericordia de nosotros; a través de nuestras acciones, voghormoutiun es la misericordia que mostramos a los demás.

El ayuno es sobre ti y tu cuerpo. La oración es sobre ti y tu relación con Dios, pero los actos de misericordia sólo se pueden hacer en presencia de otras personas. Es la dimensión social de la Cuaresma.

En realidad, la práctica consiste en dar dinero o comida a los pobres. Esa es la definición de “limosna” en el diccionario. Pero realizar actos de misericordia implica más que escribir un cheque o dejar caer monedas en la mano de una persona necesitada. El término armenio transmite un significado más profundo de no sólo dar de lo que tienes, sino de dar de uno mismo. Se trata de ser generosos con tu tiempo y tu atención a las necesidades de los demás.

Ese es nuestro desafío durante la Cuaresma, y es tan profundo como las disciplinas del ayuno y la oración. Es un reto familiar para Hábitat para la Humanidad: reconocer la chispa divina en cada una de nuestras almas – la manera en que Jesús nos enseñó.

Él nos dio un valioso consejo en el sermón del Monte: “Más cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea tu limosna en secreto; Mateo 6:3-4, NRV. Es una muestra de la actitud que debe caracterizarnos. La prueba de voghormoutiun no es si el extraño se acerca a nosotros para decir “gracias”, es si podemos acercarnos al extraño para decir “de nada”.

Oración

Señor, muéstranos cómo podemos ofrecer humildemente actos de misericordia durante esta época de Cuaresma y siempre. Ayúdanos a reconocer cómo otros experimentan dolor físico, emocional y espiritual. Pon en nuestros corazones el deseo de actuar con generosidad de manera que tengamos que dar de nosotros mismos. Amén.

Preguntas

  1. A veces es fácil reconocer las necesidades físicas como la comida, la ropa o el refugio, pero ¿cómo podemos estar más sintonizados con los otros tipos de necesidad, como el dolor spiritual y la pobreza? ¿Cómo podríamos reconocer mejor a aquellos que están insatisfechos, deprimidos y perdidos? ¿Cómo debemos actuar?
  2. ¿Qué te imaginas cuando escuchas el término “limosna”? ¿En qué se diferencia de los actos de misericordia? ¿Cómo podría esa diferencia afectar la forma en que vives la Cuaresma? 
  3. Pensamos mucho en la necesidad de decir “gracias”, pero no tanto en la necesidad de decir “de nada”. Tómate un momento para reflexionar sobre el significado más profundo de esas palabras como respuesta a la gratitud. ¿Cómo podrían relacionarse con la enseñanza de Jesús sobre la generosidad? 

El Arzobispo Vicken Aykazian es el Nuncio Diocesano y Director Ecuménico de la Diócesis de la Iglesia Armenia de América (este) y exmiembro de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 5

Reflexionando sobre las bienaventuranzas

Por Chantal Hudicourt Ewald

Descubrí la profundidad de las enseñanzas de Dios en las bienaventuranzas (Mateo 5:1-12, NVI) cuando me reuní con un comité de Hábitat para la Humanidad en un pequeño pueblo de Illinois. Me habían invitado a hablar en una iglesia a la que pertenecían. En preparación para los servicios religiosos dominicales, nos reunimos la noche anterior para compartir reflexiones sobre el significado de las bienaventuranzas.

Desde entonces, cada vez que los problemas de la vida empujan mi espíritu hacia un lado, confío en este pasaje del Evangelio para llenarme de nuevo con la sabiduría de lo que Dios espera de nosotros durante nuestro caminar a través de esta vida. Estas palabras de Jesús también son recordatorios conmovedores a medida que nos acercamos al final de nuestro viaje Cuaresmal.

Bienaventurados los pobres en espíritu, porque suyo es el Reino de los cielos. 
¿Acaso no nos dice Jesús que un verdadero cristiano tiene un espíritu espontáneo, libre de todas las nociones preconcebidas? Él señala el espíritu de un niño como un ejemplo de lo que busca en cada uno de nosotros.

Bienaventurados los dóciles, porque heredarán la tierra. 
Dios dará la tierra a los que son gentiles. Si todos seguimos esta enseñanza, ¿Seguiría habiendo guerras, exclusión social o división entre nosotros? 

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.
Jesús sabe que los humanos sienten vacío. La satisfacción viene en el anhelo de la justicia de Dios y del deseo de ser discípulos fieles.

Bienaventurados los misericordiosos, porque se les demostrará misericordia.
Cosecharemos lo que hemos sembrado. Dios da a los que dan a los demás. ¿No refuerza Jesús esta enseñanza cuando habla de alimentar a los hambrientos y de dar de tomar a los sedientos?

Bienaventurados los puros de corazón, porque verán a Dios.
Hagamos lo que hagamos, debemos hacerlo con un corazón puro, sin interés propio, sin odio ni venganza, ni mala voluntad ni resentimiento. Debemos ser auto disciplinados y mantener el bien de la otra persona en nuestras mentes.

Bienaventurados los pacifistas, porque serán llamados hijos de Dios.
Jesús nos pide que coloquemos nuestras personalidades, nuestras actitudes y nuestras acciones al servicio de la paz. Él nos llama a ser instrumentos en sus manos – instrumentos para eliminar la división entre personas y para dedicarnos a crear amor y buena voluntad entre todas las personas.

Jesús anuncia que al seguir sus enseñanzas nos convertimos en sus hijos, que veremos y entraremos en Su reino. Pero Él también anuncia que este camino no es fácil: la alegría, la comodidad y la entrada al paraíso para estar con Dios vienen a través del sufrimiento.

Bienaventurados los que lloran, porque serán consolados.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque suyo es el Reino de los cielos.

Bienaventurado seas cuando la gente te insulta, te persigue y te levanta falsos de todo tipo por mi culpa. Regocíjate y alégrate, porque grande es tu recompensa en el cielo, porque de la misma manera persiguieron a los profetas que estuvieron antes que tú. 

Aceptar la misión que Jesús nos confía en las bienaventuranzas es aceptar las lágrimas; aceptar la lucha por la justiciar para todas las personas; aceptar que seremos perseguidos, insultados y acusados falsamente, así como Jesús aceptó estos sufrimientos cuando estaba en la tierra. 

Así como Él enseñó, tanto predicando como viviendo las bienaventuranzas, el sufrimiento lleva a la gloria, la gloria de su resurrección y el regreso a su Padre. Jesús les recuerda a todos que, al seguir sus enseñanzas y aceptar el sufrimiento que proviene de esta elección, el reino del cielo estará abierto para nosotros y, como Jesús, conoceremos la gloria de nuestro encuentro con Dios. Que estemos cerca de aquellos que sufren, aquellos que se esfuerzan por tener un lugar digno donde vivir que preserve su dignidad y traiga esperanza a sus vidas.

Oración

Señor, ayúdanos a través del sufrimiento de la vida y de las privaciones de la Cuaresma, a adentrarnos profundamente en nosotros mismos y a vivir plenamente las enseñanzas de Jesús en las bienaventuranzas. Y así, como lo prometen las bienaventuranzas, nos convertiremos en hijos de Dios, entraremos en el Reino de Dios y celebraremos la alegría de conocer a Cristo en el día de la resurrección.

Preguntas

  1. ¿Tenemos el hábito de tratar a los demás como nos gustaría ser tratados? 
  2. Cuando conocemos a personas de diferentes culturas, religiones y razas – o en necesidad – ¿Somos capaces de entender y aceptar sus valores y cómo les gustaría que estas necesidades fueran satisfechas? 
  3. ¿Hasta qué punto estamos dispuestos a sufrir por los demás y tener el corazón de un niño en nuestra vida cotidiana? 

Chantal Hudicourt Ewald es expresidente de Hábitat para la Humanidad Haití y exmiembro de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 6

Honrar a Jesús sirviendo a los demás

Por Edgar Stoesz 

“Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo…  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me acogisteis; …. Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”.

Mateo 25:34-36, 40 NVR

“Venid, benditos de mi Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo…  Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui forastero, y me acogisteis; …. Les aseguro que todo lo que hicieron por uno de mis hermanos, aun por el más pequeño, lo hicieron por mí”. Mateo 25:34-36, 40 NVR

Dentro de pocos días, la red de Hábitat se unirá a los cristianos de todas partes en la mañana de Pascua al saludar a los demás con estas palabras: “Cristo, el Señor, ha resucitado”, seguido de la respuesta gozosa y determinada, “Él ha resucitado, de hecho”.

Somos parte de los seguidores, los imitadores de este Jesús que nos pide que amemos al Señor, nuestro Dios, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Mientras que aquí en la tierra, Jesús hizo una pausa repetidamente para atender las necesidades físicas y espirituales de las personas que encontró, a sus asombrados discípulos dijo: “Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre. Juan 14:12, NVI.

Esta es la base sobre la que se construyó Hábitat. En su forma más simple y mejor, Hábitat es un microcosmos de la vida y las enseñanzas de Jesús. A través de Hábitat y ministerios similares, la palabra se convierte en carne y habita entre nosotros como se describe en Juan 1:14.

Eso fue lo que motivó a Clarence Jordan cuando vio los ranchos en los que vivían sus vecinos agricultores. Lo que lo inspiró a trazar un plan tan audaz como poco ortodoxo - para construir casas, no para, sino con la gente. Así que atrajo a una muestra representativa de personas afines, como Millard y Linda Fuller, para formar parte de este movimiento; pronto se les unió el expresidente Jimmy Carter y su esposa, Rosalynn, y por último millones de personas unidas por el fin común de demostrar el amor de Jesús ayudando a los necesitados de una vivienda digna. Dicho impulso no podía ser contenido, así que el trabajo de Hábitat se extendió por todo el mundo. 

Oración

Señor, hacemos una pausa para agradecerte por entrar en nuestro mundo con un mensaje que cambia la vida. Se nos recuerda que cuando brindamos refugio a Tus hijos, te estamos honrando. Te pedimos humildemente que recibas nuestra ofrenda y la multipliques como lo hiciste con los panes y los peces, para que muchos puedan tener el refugio que necesitan y merecen. Haznos conscientes siempre de que estás entre nosotros mientras tratamos de brindar este servicio en Tu nombre. Amén. 

Preguntas

  1. Al trabajar con familias en necesidad de vivienda, ¿piensas en ello como cumpliendo los mandamientos de Jesús de amar a tu prójimo? 
  2. ¿Qué cosas específicas te comprometerás a hacer durante esta época Cuaresmal y aún después, para honrar a Jesús sirviendo a los demás? (Mira las “Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma” que se incluyen abajo).
  3. Medita en estas palabras de San Francisco de Asís: “Porque es dando como recibimos”. ¿Cómo lo has experimentado? 
  4. Al trabajar con aquellos que pronto se convertirán en dueños de una vivienda, ¿cómo demuestras tu espíritu cristiano de humildad que construye dignidad y auto respeto? 

Edgar Stoesz es exmiembro y Presidente de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Semana 7

¿Por qué no a caballo?

Por Sybout van der Meer

Digan a la hija de Sión:
    “Mira, tu rey viene hacia ti,
humilde y montado en un burro,
    en un burrito, cría de una bestia de carga”.

Mateo 21:5, NIV

Como amante de la música de Johann Sebastian Bach, cada año, el Viernes Santo, voy a una de las iglesias históricas de Amsterdam o de La Haya, a escuchar la versión alemana de Mattheüs Passion (La Pasión de Mateo). Durante la Semana Santa de este año, también asistiré a un musical moderno llamado La Pasión

Ambas actuaciones narran una historia de glorificación contra la decepción, la angustia y la pérdida; ambas, experiencias inevitables de vida para casi todos nosotros. Tanto la composición clásica de Bach como el musical moderno nos invitan a reflexionar sobre los acontecimientos de la última semana de la vida de Jesús, a meditar sobre nuestro caminar personal con Cristo.

La escena que el escritor evangélico describe es lo que llamamos el Domingo de Ramos. Probablemente, había sido testigo de la entrada triunfal de un emperador conquistador o un general montado sobre su caballo. ¿No es así como un gran gobernante debe hacer su entrada? En contraste, Mateo menciona cómo el Rey siervo, Jesús, entró a Jerusalén montando un burro. 

El conquistador viene a mirar a la gente desde lo alto. Los que están en la multitud tienen que levantar la cabeza para verlo, mientras que el Rey siervo y el pueblo se pueden ver cara a cara, ojo a ojo. 

A veces, los socorristas, con las mejores intenciones, no se percatan de que se comportan como pequeños emperadores, montados sobre un gran caballo. Que Hábitat para la Humanidad sea bendecida con trabajadores que son, preferiblemente, iguales a los que trabajan a su lado para construir un futuro mejor. Que siempre seamos humildes y fieles trabajando en la forma en que Jesús nos enseñó. 

Oración

Amado Dios, ayúdanos a ver cómo Jesús compartió toda su vida con los hambrientos y sedientos, cuidó a los que no tenían refugio, sanó a los heridos y a los enfermos. Te damos gracias por la vida de Jesús. El mensaje de Pascua, con la promesa de una nueva vida, es un motivo para que apoyemos iniciativas mundiales de una nueva vida para nuestras hermanas y hermanos necesitados. Haz de nosotros verdaderos siervos de tu nuevo mundo prometido. En el nombre de Jesús. Amén. 

Preguntas

  1. ¿Cómo expresas la santidad de esta semana antes de Pascua? 
  2. ¿Reconoces cómo los que buscan ofrecer ayuda pueden ser vistos fácilmente como “montados sobre un caballo”? ¿Cómo puedes alentar el corazón de un siervo en los demás? 
  3. ¿Necesitas hacer ajustes a tu propia actitud de trabajo? 
  4. ¿Cómo puedes motivar y apoyar a las personas que te rodean y que buscan crear paz y justicia en todos los niveles? 

Sybout van der Meer es fundador y fue Presidente de Hábitat para la Humanidad Holanda y es exmiembro de la Junta Directiva de Hábitat para la Humanidad Internacional.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús.

Cuarenta acciones positivas para la Cuaresma

En lugar de centrarse en lo que usted “dará” para Cuaresma, enfóquese en acciones positivas que pueda practicar para demostrar el extraordinario amor de Jesús. Tome en cuenta estas ideas:

  1. Contacte a cinco colegas de Hábitat cuyo trabajo usted aprecie. Agradézcales por acciones específicas y ofrézcales una palabra de motivación. 
  2. Lidere la organización de al menos un grupo de Hábitat para iniciar reuniones con devocionales durante Cuaresma. 
  3. Identifique algún comportamiento semejante al de Cristo que le gustaría vivir más efectivamente. Cada día, enfóquese en él: Ore al respecto, estudie la enseñanza de las Escrituras sobre ese tema, encuentre ejemplos de cómo los demás lo imitan y practíquelo en su comunidad y en el mundo.
  4. Piense sobre alguien que usted haya tenido pensamientos negativos o a quien haya tratado mal recientemente. Pídale perdón a esa persona y a Dios.
  5. Inscriba al menos a una persona para que sea un Socio de Oración Global de Hábitat, y explíquele que las peticiones de oración de abril deben de llegar antes del 30 de marzo.
  6. Tome un tiempo a solas y escriba al menos un párrafo en el que exprese el papel que Dios desempeña en su rol de servicio con Hábitat. Ofrézcalo como una oración silenciosa de agradecimiento y compromiso continuo Él. 
  7. En conversaciones con otros, identifique ejemplos de racismo en su comunidad. En el contexto de los valores de Jesús, desarrolle un plan de acción para luchar contra el racismo y comenzar a actuar al respecto. 
  8. Haga una lista de personas que han influenciado positivamente su vida. Cada día de Cuaresma, agradezca a Dios en oración por esa persona. Contacte a tantas de estas personas como pueda y agradézcales. 
  9. Ore por quien haya cometido un delito y, si es posible, contáctelo para hacerle saber que usted ora por él/ella y ofrézcale algún otro tipo de apoyo. 
  10. Comuníquese con una familia local de Hábitat y hagan planes para comer juntos
  11. Saque de su closet artículos que ya no necesita o que no haya usado en el último año y regálelos a algún albergue local. 
  12. Pase algún tiempo con un niño y comparta con él algunos recuerdos divertidos de su infancia y escuche lo que él/ella tiene que decir. 
  13. Ore por las diferentes maneras en que usted puede influir en su organización de Hábitat para vivir con verdadera seriedad los valores de Jesús. 
  14. Pague por los alimentos o compras de un extraño y trate de hacerlo en total secreto. 
  15. Infórmese sobre la situación de una familia de refugiados e invítelos a comer a su casa. 
  16. Haga una lista de necesidades o preocupaciones que haya escuchado en las noticias y vaya a algún lugar tranquilo y permita que esa lista sea su guía de oración. 
  17. Dé el primer paso para hacer sanar alguna relación rota. 
  18. Sea un oyente amable y permita que una persona solitaria hable cuanto quiera. Mantenga sus historias para sí misma. 
  19. Averigüe la cantidad de dinero que dio a su iglesia, mezquita o templo el año pasado y comprométase a aumentar su ofrenda este año. 
  20. Empiece un diario personal y registre en él cómo Dios le ha estado hablando y revelando cosas nuevas. 
  21. Infórmese sobre las celebraciones de la Cuaresma, Semana Santa, Viernes Santo y/o Pascua en otra comunidad religiosa. Adopte una nueva práctica durante esta época Cuaresmal y exprese gratitud por las oportunidades de crecimiento espiritual. 
  22. Felicite a un extraño.
  23. Envíe un mensaje motivador a alguien diferente cada día. 
  24. Lea Miqueas 6:8. Sea específico sobre cómo vivirá las tres direcciones del Profeta hoy: Practicar la justicia, amar la misericordia y caminar en humildad con Dios. 
  25. Piense en las personas para quienes esta es la primera época de Cuaresma después de haber perdido a un ser querido. Incluya su nombre en oración y contáctelo para demostrarle su apoyo. 
  26. Discuta con familiares o amigos algunas de las tentaciones que ven como difíciles de evitar. Ayúdeles a pensar en estrategias o acciones para resistir esas tentaciones durante y después de la Cuaresma. 
  27. Exprese su agradecimiento a los maestros de preescolar, que desempeñan un papel importante en una edad de formación. Si es posible, ofrézcase de voluntario en un aula y disfrute la maravillosa, alegre y entusiasta naturaleza de los niños. 
  28. Identifique una tarea del “tamaño de Dios” en su comunidad o en otra parte del mundo. Ore para que Dios levante a los líderes a actuar y pregúntale a Él qué puedes hacer al respecto. 
  29. Apague su computador y su celular y dedique el tiempo que gastaría frente a un monitor en oración sincera para conectarse con Dios. 
  30. Escriba una carta de agradecimiento a un amigo, o mejor aún, a alguien que le cause angustia. Vaya al correo y envíe esa carta y haga un esfuerzo especial para ser amable con los que trabajan ahí. 
  31. Con la aprobación de los padres, lleve al hijo de un amigo a trabajar con usted en un proyecto de servicio comunitario. 
  32. Empiece a escribir sus memorias de vida. Establezca la práctica de hacer una pausa de vez en cuando para orar en silencio mientras las recuerda y escribe. 
  33. Plante algunas flores silvestres al lado de la carretera sabiendo que traerá alegría a la gente que no conoce. 
  34. Prepare una comida junto con su familia o amigos y asigne un plato o tarea diferente a cada persona. Decidan sobre los actos de bondad que harán juntos o por separado, responsabilizándose mutuamente. 
  35. A través del contacto con un pastor, un médico, una clínica oftalmológica o alguna otra fuente, busque conocer el nombre de una persona local cuya vista sea limitada. Contacte a ese especialista y desarrollen juntos un plan para que la persona reciba con regularidad libros en audio. 
  36. Póngase en contacto con un adulto mayor que tenga dificultades para trabajar con dispositivos electrónicos como TV, teléfono, computadora, etc. y ofrézcale ayuda técnica. Si usted no tiene esas habilidades, encuentre y contrate a alguien que sí las tenga. 
  37. Con una sonrisa, dé un sincero “buenos días” a las primeras 10 personas que se encuentre hoy. 
  38. Únase a otros para entregar regularmente revistas, libros y juegos a un asilo de ancianos. Anime a aquellos que entregan estos artículos para quedarse y tener conversaciones con los residentes del lugar. 
  39. Invite al menos a una persona a que se una a usted para los servicios religiosos del Jueves o Viernes Santo y del Domingo de Pascua. 
  40. Ofrezca una oración antes de cada nueva tarea que empiece.

¿En cuáles otras acciones positivas se enfocó durante la Cuaresma? Envíe sus ideas a GodAtCenter@habitat.org